Convento de los Jacobinos

Ocho siglos de historia

Los Jacobinos, Convento dominico edificado en 1229, constituye un testimonio excepcional del gótico meridional. Esta arquitectura de ladrillo aplica los principios elaborados para las catedrales del reino de Francia.

Un pasado decisivo

En 1215 Domingo de Guzmán funda en Toulouse la Orden de Predicadores que lleva su nombre. En un contexto de lucha contra la fe de los cátaros, esta comunidad asienta el diálogo y la discusión como fondo de su modo de vida y de sus enseñanzas.

Así pues, desempeña un importante papel en la creación de la primera universidad tolosana en 1229. Durante mucho tiempo, las clases se desarrollan en los conventos y monasterios de la ciudad, principalmente en los Jacobinos cuya campana marca las horas de las cátedras.

 

Un fuerte símbolo

Al decidir entregar a sus frailes las reliquias de Tomás de Aquino, el papa Urbano V les envía una importante señal. Afirma la comunidad de Predicadores en su función de educación y de enseñanza. Hoy en día, las reliquias insignes se conservan en la iglesia.

 

Un destino agitado

Durante la revolución, el convento se transforma en cuartel. El claustro sufre una destrucción parcial, se instalan caballerizas y una enfermería. No obstante, este lugar conserva una fuerte identidad que atrae la atención del primer inspector de Monumentos históricos, Prosper Mérimée.

La renovación del convento medieval daba inicio.

 

Informaciónes prácticas
Horarios y accesos
Abierto todos los días de las 10:00 a las 18:00 horas, salvo el lunes
Entrada por la iglesia, rue Lakanal.
Accesibilidad a visitantes con movilidad reducida (algunas zonas están en vías de instalación).
Metro : Capitole
Estación VélôToulouse : rue Gambetta
 
Tarifas
El billete da acceso al claustro, a la sala capitular, al refectorio y a la capilla de San Antolín
Tarifa individual: 4 euros
Tarifa reducida: 2 euros